jueves, 19 de julio de 2018

7 ventajas de vivir en un apartamento pequeño


La primera idea que nos viene a la cabeza cuando pensamos en la casa de nuestros sueños es una gran vivienda, de dos plantas, con garaje, jardín y piscina, numerosas habitaciones, una amplia cocina y un fabuloso salón comedor. Y cuando despertamos del sueño nos encontramos con la cruda realidad; vivimos en un pequeño apartamento de apenas 60 metros cuadrados y tenemos que adaptar nuestra vida a esas dimensiones. Y además, somos capaces de hacerlo con buen gusto. Sólo es cuestión de agudizar el ingenio y ver el lado positivo de las cosas. ¿Para qué tanto espacio si no lo vamos a utilizar? Más tareas de limpieza, más gasto en decoración y mantenimiento, más consumo energético. Las ventajas de vivir en una casa pequeña es que ahorramos en muchos de estos conceptos y además podemos hacer nuestro hogar mucho más cálido y acogedor. 


Lo más pequeño es también lo más acogedor



Las dimensiones reducidas no tiene por qué ir en contra de un ambiente cálido y agradable; al contrario, pueden hacerlo mucho más agradable y acogedor. Sólo tenemos que dar con los ingredientes adecuados y combinarlos de la mejor forma posible para que la casa no resulte ni demasiado recargada ni demasiado vacía. Escoger un color de pintura vivo o introducir objetos con una personalidad propia nos ayudará a crear un espacio íntimo que llenarás con tu propia presencia.

Vivir según las posibilidades



Ni que decir tiene que cuando las dimensiones son reducidas hay que adaptarse y vivir de acuerdo a las posibilidades que tenemos en cuanto al espacio. No tiene ningún sentido tener un cuarto de baño pequeño y pensar en instalar una cabina de hidromasaje o una gran encimera para el lavabo. A veces, menos es más, y simplificar en elementos y estructuras hace que el uso de los espacios sea mucho más cómodo y agradable. Algo que han sabido hacer como nadie los interioristas de LF24 con este cuarto de baño.

Menos habitaciones, menos problemas de decoración



Cuanto más espacio tengamos, más espacio para decorar o llenar de objetos. Eso nos lleva a tener que pensar en más opciones para completar el mobiliario y la decoración. Y cuando hay mucho que decorar, el riesgo de equivocarnos y cansarnos del estilo elegido es mucho mayor. Por eso, cuantas menos estancias, menos quebraderos de cabeza, y si puede estar todo integrado en un solo espacio, como en esta imagen, en la que el baño está incorporado al dormitorio, pues mucho mejor.

Usar y guardar



¿Te imaginas una cocina dentro de un armario? En este proyecto de mini apartamento se ha hecho posible. Al otro lado de las puertas lacadas en blanco se encuentra esta completa y moderna cocina, donde no falta de nada. Una solución sorprendente y original para aquellos que no tienen otro remedio que integrar la cocina en el salón pero que no quieren que esta se encuentre presente todo el rato en la sala de estar. Una vez utilizada, se vuelve a cerrar. Y así con cualquier otro elemento de la vivienda: se saca, se usa y se guarda.

Menos espacio, menos suciedad


Otra de las ventajas de contar con poco espacio es que se reduce la aparición de suciedad. Menos muebles, menos polvo, menos trabajo, menos mantenimiento y menos gasto en productos de limpieza. Ahorramos tiempo y esfuerzo en ordenar la casa y ganamos mucho más tiempo para disfrutarla más limpia.

Hacer más vida al aire libre


Una casa pequeña también nos puede obligar a pasar más tiempo en el exterior. Si no hay mucho que hacer en casa y la sensación de agobio impide que pasemos mucho tiempo en ella, qué mejor forma de convertir una circunstancia negativa en una oportunidad; aprovechemos para salir al campo, a pasear, practicar algún deporte o a visitar museos y exposiciones, y cubrir así la ausencia de espacio en nuestra casa llenándonos con enriquecimiento interior.

Ahorro energético


Una de las principales ventajas de un espacio pequeño es que cuesta muy poco iluminarlo y muy poco también aclimatarlo a las temperaturas extremas. El ahorro en iluminación es considerable al igual que en calefacción porque se tarda mucho menos en caldear una habitación pequeña que toda una casa. Y lo mismo en verano, es mucho más económico mantenerla refrigerada con un sistema de aire acondicionado.

Fuente: www.homify.es